Buscar este blog

lunes, 18 de febrero de 2013

Fin de semana con Jane Goodall

Jane Goodall en los yacimientos de Atapuerca y en el MEH

     Sin duda, lo que más sorprende al observar la mirada de Goodall es la tranquilidad y la fuerza que transmite, además de una personalidad natural y sencilla, a pesar de haber llevado una vida plena de grandes experiencias; la última, la visita al complejo de Atapuerca y al Museo de la Evolución Humana.
      Arropada por E. Carbonell y J.M. Bermúdez de Castro, recorrió el camino de Trinchera del Ferrocarril de Atapuerca durante la mañana del pasado domingo. Así, mientras le explicaban la riqueza de la estratigrafía y del los restos recogidos, pudo observar el estado actual de los yacimientos de la Sima del Elefante, del Complejo Galería y de Gran Dolina.
 Cuando terminó el recorrido, varios periodistas pudieron hacerle varias preguntas. Nos confesó, entonces, que los yacimientos mencionados le parecen muy interesantes, y que durante el recorrido le gustó recordar los momentos que vivió al lado de Louis Leakey en la Garganta de Olduvai, cuando aún no se habían encontrado los restos fósiles de nuestros antepasados. También nos confesó que mientras le explicaban la variedad de los restos que se han recogido, pudo imaginar cómo sería la vida en ese lugar hace miles de años.
 Ella nos aseguró, por otro lado, que el estudio de los primates actuales, no sólo nos da información sobre el comportamiento de los primeros homínidos, sino que, incluso, nos informa de cómo interactuamos entre nosotros, pues seguimos utilizando la misma comunicación no verbal, es decir, los gestos, que nuestros antepasados de hace millones de años, a parte de mantener otras similitudes físicas, como la sangre, el ADN (en el que sólo diferimos de las especies primates en un 1,4%) o la forma craneal a grandes rasgos.
  Para el equipo de Atapuerca es importante la visita de Goodall, tanto en el conjunto de los yacimientos, como en el Museo de la Evolución Humana, y no solo por la difusión internacional que puedan conseguir, sino también por la información que puede aportar el estudio que lleva a cabo el equipo de la doctora en países como Tanzania o Senegal sobre los chimpancés a las investigaciones sobre las primeras etapas del Paleolítico.
  Por la tarde, a las 19:00 horas, comenzó la Conferencia "Toda una vida entregada a los chimpancés" en el Forum Evolución del MEH. En ella, Goodall empezó explicándonos los proyectos actuales del Instituto Jane Goodall:
  • En Senegal, por ejemplo, están intentando conservar la vida y el habitat de especies como gorilas y chimpancés, que ya estaban en peligro de extinción desde hace años, debido a la deforestación y a la caza furtiva que aún siguen fomentándonse; pero, en las últimas décadas, este peligro se ha visto incrementado debido a la explotación del mineral coltán que se utiliza para nuestros móviles. Nosotros podemos ayudarles en esta campaña reciclando nuestros viejos móviles; entrad en http://www.movilizateporlaselva.org/es/ y así podreis aportar vuestro granito de arena.
  • En la República del Congo, en el Centro de Rehabilitación de Tchimpounga, crearon el programa "Chimpamigos", en el que dan protección a más de 150 crías de chimpancés huérfanas, tras haber sido maltratadas por cazadores, traficantes o particulares que los tenían como mascotas. En el centro, cada cría es asignada a un cuidador, junto a un pequeño grupo de otras crías de chimpancés, así, el cuidador se transforma en la madre que les cuidará y les ayudará paulatinamente a perder los miedos que han ido adquiriendo a lo largo de su vida traumática. Si quieres ser una Chimpamig@ entra en http://www.janegoodall.es/es/.

  •       Existe, también, un programa educativo del Instituto Jane Goodall que se llama Roots&Shoots (Raíces y Brotes), en el que miles de chavales de todo el Mundo ayudan a repoblar la flora y la fauna de nuestro Planeta. Para más información entrad en http://www.janegoodall.es/es/grupo.html.

  Pero no sólo nos habló de los programas del Instituto, pues, sin duda, lo más gratificante de la conferencia fue cuando pasó a hablar de su vida personal, una vida llena de grandes experiencias, que la han hecho ser una mujer tan fuerte.
  El hecho de ser mujer durante una época tan dura como la II Guerra Mundial no hizo más que ponerle obstáculos para conseguir realizar sus sueños, pero ella jamás perdió la ilusión de ir a África a observar a los animales. Así pues, gracias a su perseverancia y al apoyo incondicional de su madre (a la que tuvo en mente durante toda la conferencia), viajó por primera vez a África con 23 años, donde trabajó con Louis Leakey en la Garganta de Olduvai. Tiempo después, él mismo le propuso trabajar estudiando a un grupo de chimpancés en Gombe, pues estaba totalmente convencido de que tenemos un antepasado común con los primates, así que, analizando de cerca el comportamiento podría descubrirse algún tipo de similitud entre los primates actuales y los seres humanos.
  El esfuerzo comenzó a ser provechoso, sobre todo, cuando Jane descubrió que los chimpancés podían convertir una ramita en una herramienta para coger termitas, fue así como demostró que el ser humano no es la única especie capaz de fabricar herramientas. También demostró, y sigue demostrando, las similitudes que compartimos con esta especie. Gracias a las comparaciones entre los primates actuales con nuestros antepasados más remotos se ha podido argumentar la teoría de que, al igual que las especies vivas, los primeros homínidos aprenderían unos de otros a través de la observación y la imitación.
  Así pues, la tarea que ha llevado a cabo la Doctora Goodall durante casi toda su vida ha servido para investigaciones en Biología, en Arqueología, y, como no, para educarnos en la conservación del medio ambiente.

Marta Bravo y Conchi Torres

No hay comentarios:

Publicar un comentario